Ahorro en la factura de electricidad 

Ahorro en la factura de electricidad 

 

El alto precio que ha alcanzado la electricidad ha provocado que cada vez más gente busque reducir el consumo y ahorrar en la factura. Ésto también se debe a que la gente busca reducir la contaminación ambiental. Sea por una razón u otra, te damos una serie de consejos para reducir el gasto eléctrico 

 

 

 

Ajuste de potencia 

 

En la factura pagamos una parte por la potencia que tenemos contratada. A mayor potencia, mayor gasto. Se puede definir como el coste de disponer de electricidad en nuestra vivienda.  

 

Contratar una potencia adecuada para un inmueble es algo muy complejo, por lo que muchas veces se contrata de más para que no haya problemas, como que salten los plomos. En nuestro país, la mínima potencia que se recomienda es de 3,45 kilovatios y la media se encuentra en 4,6 kilovatios.  

 

Para calcular qué potencia necesitas puedes sumar lo que  gastan todos los aparatos, usar alguna calculadora online o contratar a un electricista. Poder rebajar la potencia puede suponer un  gran ahorro en la factura de la luz. 

 

 

Tarifas con discriminación horaria 

 

Este tipo de división horaria siempre ha dado mucho miedo a la gente, puesto que no se sabe muy bien cómo funcionan o cómo pueden ayudarnos.  

 

La diferenciación horaria en este tipo de tarifas es la siguiente: 

 

  • Punta:  
  • Invierno: de 13 a 23h 
  • Verano: de 12 a 22h 
  • Valle:  
  • Invierno: de 23 a 13h 
  • Verano: de 22 a 12h 

 

 

El mayor miedo de la gente es que no se consuma mucho en el horario barato y sí en el caro, aumentando la factura. Si bien es cierto que adaptarte al horario barato puede suponer un gran ahorro, seguir consumiendo de la misma forma también te permitirá ahorrar.  

  

Bono Social Eléctrico 

 

Este tipo de descuentos están destinados a las personas con problemas económicos o ciertas situaciones como familias numerosas o los pensionistas. 

 

Puede llegar a reducir la factura entre un 20 y un 40%. 

 

 

Sin servicios extras  

 

Estos extras aparecen en nuestra factura y muchas veces ni nos damos cuenta, llegando a costarnos treinta euros por factura. Lo malo de estos sistemas es que sus beneficios suelen estar incluidos en otros lados como el seguro de hogar o la garantía de la caldera. 

 

Se pueden contratar diferentes tipos: 

 

  • Mantenimiento de las instalaciones. 
  • Servicio de urgencia.  
  • Protección de electrodomésticos.  
  • Seguro de pagos.  
  • Certificados de eficiencia energética. 

 

 

Modificación de hábitos de consumo 

 

Todo lo anterior está muy bien para reducir nuestra factura, pero si seguimos consumiendo mucho, el ahorro no será tan alto. Por esta razón, modificar hábitos de consumo también nos conllevará cierto ahorro.  

 

Dejarse la luz encendida o poner una alta temperatura en la calefacción son algunos de los gastos tontos de energía. Por ejemplo, el stand by de los aparatos eléctricos supone más del diez por ciento de la factura. 

 

 

Cámbiate a una compañía con mejores precios 

 

Podemos reducir el consumo de una forma u otra pero que el precio al que se nos cobra siga siendo alto.  

 

Como puedes elegir tu comercializadora, desde aquí te recomendamos que elijas aquella que te ofrezca los mejores precios y condiciones. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *