“Trabas” afectan crecimiento del sector industrial en la República Dominicana

“Trabas” afectan crecimiento del sector industrial en la República Dominicana

SANTO DOMINGO, RD.-  Para crecer a un ritmo igual o superior al de la economía dominicana el sector indus- trial necesita superar las trabas que restan competitividad a esta actividad económica en el país, según el presidente de la Asociación de Industria de la República Dominicana (AIRD), Campos De Moya.

Entre las trabas que presenta el sector, según Campos de Moya, figuran el suministro eléctrico, que es considerado costoso y deficiente; también está la falta de financiamiento de largo plazo para las exportaciones y para la adquisición de maquinarias, la ausencia de recursos y programas del Estado para la promoción de la innovación, investigación y desarrollo; las prácticas monopólicas en el transporte de carga; las trabas burocráticas que afectan la productividad y los encadenamientos productivos.

Agrega también la actual estructura fiscal que penaliza las inversiones, los activos y la generación de mayor valor agregado, que a la vez favorece las importaciones.

Campos De Moya ofreció sus declaraciones al participar en el Almuerzo Mensual de la Cámara Americana de Comercio de la República Dominicana (Amchamdr), donde dijo que quiere llamar la atención de una preocupación que percibe en los industriales, que son los cambios de las reglas de juego y la no aplicación de muchas medidas para mejorar la competitividad del sector.

“Un ejemplo concreto es que después de años de abogar por una ley que brindara a la industria nacional un marco legal para competir ante la apertura comercial, igualar las condiciones frente a los competidores internacionales y evitar exportar impuestos; a finales del año 2007 se logró la aprobación de la Ley de Proindustria. Sin embargo, a partir de ese momento esa ley se ha modificado siete veces; incluidas dos modificaciones vía la Ley de Presupuesto. Pero, además, en tan sólo 10 años de vigencia de la Ley ha contado con 5 directores generales” indicó.

Asimismo, el presidente de la AIRD dijo aplaudir la labor que viene haciendo Competitividad para reducir la tramitología y contar con planes de acción concretos para promover la competitividad de los sectores productivos, pero hace un llamado a los ministerios y a las instituciones a que cumplan su rol de apoyo al sector privado, con una visión de facilitación de los procesos y no de entorpecimiento o burocracia. Asegura que cada paso administrativo que debe realizar un empresario representa un costo de producción que lo puede sacar de competencia.

En cuanto a la informalidad, la evasión y el contrabando, los industriales consideran que se debe promover una cultura de formalidad, de producción y consumo responsable y de cumplimiento de las leyes y obligaciones tributarias. Apunta que ya no solo la evasión fiscal constituye una competencia desleal para quienes cumplen con sus obligaciones tributarias y de seguridad social, sino también el que no cumple con las normas de calidad de la producción, “el que hace publicidad engañosa o el que abusa de sus medios de manera ilícita para posicionar sus productos en el mercado. Exhortamos a la Cámara de Diputados la rápida aprobación del proyecto de ley contra el comercio ilícito, aprobada recientemente en el Senado de la República”.

Otro de los temas tocados por Campos de Moya en el almuerzo mensual de la Amchamdr fue el de la migración, señaló: “Nos preocupa el tema migratorio. Tenemos el derecho de establecer y hacer respetar nuestra propia política migratoria, independiente de los intereses de otras naciones. La migración ilegal es una daga que nos desangra: presiona la seguridad social, fomenta el desempleo, genera situaciones de riesgo a la seguridad nacional, incrementa el gasto del Estado en temas como salud o educación”.

Reforma del Código Laboral
 

Los industriales consideran que es necesario un pacto en torno a la modificación del Código Laboral, indicanque las empresas, en especial las industrias, están deseosas de fortalecer sus aportes vía empleos formales, pero que se requiere un Código más flexible, que favorezca a empleados y a empleadores, que fomente el derecho a un trabajo formal, con toda la protección debida, pero también la sobrevivencia del quehacer empresarial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *