Ni son ni están: el limbo jurídico y social de decenas de familias en Santiago Oeste

Ni son ni están: el limbo jurídico y social de decenas de familias en Santiago Oeste

  • Carecen de registro de nacimiento

SANTO DOMINGO,RD.- En su artículo 3, la Convención Americana sobre Derechos Humanos expresa que toda persona tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica, asumido como ente social, que disfrute, por justicia, en plena libertad, de su condición de ciudadano.

Lo antes expuesto, acaba en los linderos del canal de riego Ulises Francisco Espaillat, en el barrio La Emboscada del distrito municipal Santiago Oeste, en Santiago, donde en menos de una cuadra, unas cinco familias no poseen documentos de identidad, cédula o acta de nacimiento, en un problema generacional que arrastra a familias completas.

Elba Angelina Sosa, de 46 años de edad, tiene 6 hijos, tres de ellos de 28, 19 y 11 años, sin ningún tipo de documentación. Sus hijas de 28 y 19 tienen cada una tienen tres hijos, que no han sido declarados. Se trata de la tercera generación que cae en un limbo jurídico en que parecen estar, porque no existen socialmente.

Aunque ahora Sosa cuenta con documentos, alega que el proceso para declarar a sus hijas, que ya son madres, le cuesta una inversión económica con la que no cuenta, pese a que todos los procesos de la Junta Central Electoral (JCE) son gratuitos para la expedición de un primer documento.

El hijo de 11 años de la mujer está en segundo grado de la primaria en una escuela local, y dice que ya fue advertida de que debe depositar su acta de nacimiento, o si no, se lo expulsarán. El padre, indica, murió y residía en Puerto Plata. Asegura que la abuela paterna del menor, se ha negado a colaborar para poder declarar al estudiante.

Elba no explica cómo logró dotar de actas de nacimiento a sus otras hijas de 30 (la que tuvo a sus 16 años), 27 y 20 años de edad, quienes ya le dieron nietos que también pudieron declarar.

La falta de documentos, además de no recibir educación les ha privado de conseguir un empleo digno que les permita sustentar a sus familias y vivir más decorosamente.

La misma situación la padece el joven Alfredo Salas Martínez, de 23 años y su hermano de 25, Teodoro. La madre de ambos, que murió en 2017, no tenía documentos, pero tampoco su abuela y, dice que, probablemente, tampoco su bisabuela.

“Me está yendo muy mal porque no consigo trabajo, tengo que estar metido en la basura, hay que buscar otra vida, en la vida uno tiene que echar para adelante, uno no quiere echar para atrás, eso no ta` ya”, dijo Alfredo, al detener por un momento su pelea de gallos, para conversar con el equipo de Diario Libre.

Alfredo tiene una hija de 3 años, a la que no ha declarado por falta del documento, dice.

Su hermano, quien reside en Puerto Plata, “vive rompiendo brazos”, expresa, para referirse al hecho de que se esfuerza arduamente para ganarse la vida, pescando en una de las playas de la costa norte.

No saben si irán a la escuela

El muchacho, que no ha caído en la delincuencia “de milagro” dice que no hace lo mal hecho, porque no aprendió eso en su casa. Ha trabajado hasta arreando vacas, cuenta y lamenta que lo sacaron de la escuela tan solo unos meses después de ingresar, por falta de un acta de nacimiento, lo que ha sido un tropiezo para su vida, porque no sabe leer ni escribir.

Su vecina, Yaquelin Altagracia Mateo, tiene 25 años de edad y dos hijos de 6 y 5 años. Ninguno está declarado. No sabe si irán a la escuela.

Yaquelin, cuyo esposo está postrado en una cama con discapacidad motora, debido a un disparo en la cabeza que desconocidos le infringieron en un atraco, dice que un hombre que no identificó engañó a su madre al hacerle creer que la había declarado.

“Eso que hacían antes, mandaron a otro a declararme a mí y el acta de nacimiento yo fui a llevarla a la Junta y supuestamente no soy yo que salgo ahí y tampoco tiene la misma edad de cuando yo nací”, relata.

Yaquelin Altagracia Mateo.
Yaquelin Altagracia Mateo. 

“Eso fue parece como que declararon a otra gente y le llevaron ese papelito a ellos (sus padres) para que crean que fue uno que me declararon”, explica la muchacha, que alcanzó a estudiar hasta el sexto curso de la primaria.

Ganarse la vida en estas condiciones resulta cuesta arriba para ella, sostiene, porque con el esposo en una cama y ella sin registro que ampare la expedición de una cédula, se pierde hasta de las oportunidades que llegan a la puerta de su casa.

Hace poco tiempo, se instaló una banca de lotería muy próxima a su residencia y le ofrecieron empleo, pero luego se lo negaron porque no tiene su cédula de identidad.

“Y me quedaba bien porque me quedaba cerca de la casa, entonces no, pero por causa de la cédula no pude hacer nada. Yo quisiera conseguir mi cédula para yo poder conseguir un trabajo bueno y poder criar a mis hijos bien”, dijo, cabizbaja la madre, mientras expresa que para vivir “yo, na, yo siempre paro aquí en la casa ahí, la familia mía me ayuda y así, si yo consigo cualquier cosita por ahí, que le pueda ayudar a cualquier persona y me paga algo, lo hago”, para mantener a sus hijos y esposo.

El padre de sus hijos va a cumplir 32 años de edad; a sus 30 años fue que obtuvo su primer documento, pero meses después, unos delincuentes lo dejaron postrado en cama.

La muchacha dijo que su padre murió hace 14 años, pero tiene el acta de defunción con lo que cree pueden iniciar su proceso. Mientras conversa con el equipo de Diario Libre, confiesa que carece de la información necesaria para iniciar su caso en la JCE. Aunque lo comenzará, dice, teme tener que asumir un gasto económico con el que no cuenta, porque “lo poco que consigo es para mantenerlos a ellos y todo es dinero”, indica.

Ahora que iniciará un nuevo año escolar, quiere inscribir a sus hijos, para que no pasen lo mismo que ella. ‘’Yo quisiera que ellos estudiaran y llegaran a un curso que pudieran ser profesionales.’’

El caso de Reina

Una hermana mayor de Yaquelin, de 40 años de edad, es Reina Margarita Pérez, quien obtuvo su primer documento de identidad y electoral a los 25, pero le fue suspendido por falsedad de datos.

Reina tiene cuatro hijos, la mayor de 22 años es una joven especial; la de 19, no estudió por falta de su acta de nacimiento y tiene 6 meses de gestación. En tres meses, su nieto nacerá y heredará el problema que arrastran desde sus antepasados.

“Y la hija mía me presiona porque ella quiere sus papeles para poder declarar su hijo cuando nazca”, indica.

Los hijos menores de Reina tienen 11 y 10 años. Al eliminarse su documento por falsedad de datos, también las actas de sus hijos quedaron invalidadas, lo que les ha dejado otra vez sin declaración y, por consecuencia, no estudian.

En el proceso que inició tiempo después de quedar sin cédula, dijo que en la Junta le orientaron para que se declarara de nuevo, sin embargo, se negó a hacerlo porque tendría que declarar, otra vez, a sus hijos y extender el tiempo y gasto económico, recursos que no tiene.

Yaquelin y Reina tienen otros dos hermanos: Víctor Manuel y Juan Evangelista Pérez, en las mismas condiciones.

Una de las actas de nacimiento suspendida por la JCE por ilegal.
Una de las actas de nacimiento suspendida por la JCE por ilegal. 

Víctor Manuel, se apellida Nicasio, tiene siete hijos de los cuales tres, de 12, 10 y 2 años y medio, no tienen registro de nacimiento, pues la madre, Clarissa Toribio, de 26 años de edad, no tiene acta ni cédula. Tampoco sus hermanos.

La madre de Toribio, a quien dice pronto le entregarán su cédula, no tenía documentos.

Juan Evangelista tiene un hijo de 4 años que tampoco está declarado.

Reina Margarita reconoce que, por falta de conocimiento, muchos de sus parientes no han hecho el esfuerzo necesario para poder inscribirse en el registro civil, por lo que clama a las autoridades ayudarlos en ello.

A orillas del canal de riego conviven estas familias, haciendo uso de sus aguas para el aseo personal y limpieza. Los servicios básicos se procuran en la informalidad y el empleo es un lujo.

Se trata de una muestra de una situación que pudiera estar afectando a más de 100,000 familias en todo el país, confirmó una fuente.

Plan piloto de la JCE

En 2017, la Junta Central Electoral inició en sectores de Cienfuegos un plan piloto para inscribir en el registro civil dominicano a miles de personas que no estaban registradas y carecían de documentos personales de identidad.

El programa se inició con familias que residen en áreas marginadas como los barrios Santa Lucía (La Mosca) y La Piña, ubicadas en los linderos del vertedero Rafey, en donde aproximadamente el 30 por ciento de moradores carecía, para entonces, de documentos personales.

Sin embargo, el proyecto no envolvió toda la población “inexistente, jurídicamente”.

La entrada Ni son ni están: el limbo jurídico y social de decenas de familias en Santiago Oeste se publicó primero en Red De Noticias .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *