La lucha de deliverys por sobrevivir cada día con menos ventas tras

Visitas : 258

SANTO DOMINGO, RD.- Wandy Corporán es un joven que apenas lleva dos días trabajando como delivery de comida rápida, luego de que fuera despedido de una ferretería que se vio obligada a reducir personal, y se ha encontrado con un panorama desalentador en su nueva profesión: la drástica reducción de las ventas durante la cuarentena por el coronavirus

El pasado lunes fue su primer día de trabajo y solo realizó cuatro entregas, en comparación con las más de diez que solían hacer los deliverys antes de la cuarentena, mientras que ayer al mediodía no había hecho ninguna, a pesar de que solo depende de ese empleo para sostener a sus tres hijos.

“A mí me incitaron a trabajar en esto porque me habían dicho que habían muchas ganancias pero por lo que yo veo, no fue la mejor impresión la que me llevé”, manifiesta.

Sentado en su motor, Corporán dice que solo ha recibido “una funda” de los programas de asistencias sociales que el Gobierno ha implementado tras adoptar medidas para contener la expansión del coronavirus en el país.

“Esa funda no es suficiente para uno aguantarse ni dos días porque en mi familia somos cinco personas, tres hijos, mi esposa y yo, entonces eso es una pasada”, expresa el joven en medio de compañeros de labores que se encuentran en una situación económica parecida.

Sin esperanzas. Darwin Gárate, un venezolano que llegó a República Dominicana en diciembre pasado, dice que no tiene esperanzas de recibir ayudas gubernamentales por ser su trabajo de delivery similar al de un contratista.

A día de ayer solo había entregado seis pedidos, cuando lo normal para él es repartir 13 o 14 hasta la mitad de su jornada.
El extranjero inicia su trabajo a las 7:00 de la mañana y termina alrededor de las 3:30 de la tarde para evitar ser detenido por las autoridades debido al toque de queda que inicia todos los días a las 5:00 de la tarde.

No obstante, Gárate prefiere sobrellevar las medidas preventivas al coronavirus en suelo dominicano en lugar de su natal Venezuela debido a la escasez de productos que arropa al país sudamericano.

Personas viajan poco. Para los mototaxistas como Francisco Sánchez las medidas de distanciamiento social y la reducción de la circulación de las personas suponen una enorme reducción en su clientela.

De los más de 15 viajes que solía hacer cada día, ayer solo había podido hacer dos. Sin embargo, señala que en los mejores días dentro de la cuarentena puede llevar hasta a siete pasajeros desde las 8:00 de la mañana hasta las 2:00 de la tarde para evitar percances y ser detenido por el toque de queda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *