Según expertos británicos, retrasar la segunda dosis de Pfizer generaría más inmunidad contra el COVID-19

Según expertos británicos, retrasar la segunda dosis de Pfizer generaría más inmunidad contra el COVID-19

A medida que más gente es vacunada contra el coronavirus, más estudios científicos se realizan para obtener más precisión de sus beneficios a largo plazo. La respuesta de los anticuerpos en personas mayores de 80 años es tres veces y media mayor en quienes reciben la segunda dosis de la vacuna Pfizer COVID-19 después de 12 semanas en comparación con quienes la reciben en un intervalo de tres semanas, encuentra un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Birmingham en colaboración con el Public Health England.

El estudio, apoyado por el Consorcio de Inmunología de Coronavirus del Reino Unido, abarca a 175 personas que tenían más de 80 años y vivían de forma independient. La vacuna Pfizer fue autorizada originalmente para un intervalo de tres semanas entre dosis; sin embargo, varios países, incluido el Reino Unido, optaron por ampliar esto a un intervalo de 12 semanas para permitir que un mayor porcentaje de la población reciba una dosis de vacuna más rápido.

La investigación encontró que extender el intervalo de la segunda dosis a 12 semanas aumentó 3.5 veces la respuesta máxima de anticuerpos específicos del pico de SARS-CoV-2 en comparación con aquellos que recibieron la segunda vacuna a las tres semanas. Aunque las respuestas inmunes celulares máximas fueron menores después de la segunda vacuna retardada, las respuestas fueron comparables entre los grupos cuando se midieron en un momento similar después de la primera dosis.

El equipo concluyó que extender la administración de la segunda vacuna de Pfizer a 12 semanas potencialmente mejora y extiende la inmunidad de los anticuerpos, que se cree que es importante en la neutralización del virus y la prevención de la infección. La investigación, que se ha publicado como una versión preliminar y, por lo tanto, no ha sido revisada por pares, fue financiada conjuntamente por Investigación e Innovación del Reino Unido (UKRI) y el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR) y apoyada por la Sociedad Británica de Inmunología.

La primera autora, la doctora Helen Parry, profesora clínica académica del NIHR en la Universidad de Birmingham, dijo: “Las vacunas contra el SARS-CoV-2 han sido notablemente efectivas para brindar protección a gran escala contra infecciones y enfermedades sintomáticas, pero quedan muchas preguntas con respecto a su administración óptima para provisión de inmunidad efectiva y sostenida. Esta es la primera vez que se estudian las respuestas celulares y de anticuerpos cuando se administra la segunda vacuna después de un intervalo prolongado. Nuestro estudio demuestra que las respuestas máximas de anticuerpos después de la segunda vacuna de Pfizer mejoran notablemente en las personas mayores cuando se retrasa hasta 12 semanas”.

Según la experta, “esta investigación es crucial, especialmente en las personas mayores, ya que las respuestas inmunitarias a la vacunación se deterioran con la edad. Comprender cómo optimizar los programas de vacunación COVID-19 y maximizar las respuestas inmunitarias dentro de este grupo de edad es de vital importancia“.

Paul Moss, profesor de hematología en la Universidad de Birmingham e investigador principal del Consorcio de Inmunología de Coronavirus del Reino Unido indicó que “las respuestas de anticuerpos mejoradas observadas después de un intervalo prolongado pueden ayudar a mantener la inmunidad contra COVID-19 a largo plazo y mejorar la eficacia clínica de esta poderosa plataforma de vacunas. “Los hallazgos de nuestra investigación pueden ser importantes en el desarrollo de una estrategia de vacunación global, ya que la extensión del intervalo de la segunda dosis de la vacuna en personas mayores puede reducir potencialmente la necesidad de vacunas de refuerzo posteriores”, aseguró.

La investigación vio al equipo tomando muestras de sangre para análisis en el laboratorio después de la primera vacuna de los participantes y luego nuevamente dos o tres semanas después de que los candidatos habían recibido su segunda vacuna. De la cohorte, 99 participantes recibieron la segunda vacuna a las tres semanas, mientras que 73 recibieron la segunda dosis a las 12 semanas. Los participantes que tenían una infección previa (10 en el grupo de intervalo de tres semanas y cinco en el grupo de intervalo de 12 semanas) fueron excluidos del análisis ya que se ha demostrado que la infección previa tiene un impacto importante en la respuesta inmune a la vacunación.

Después de su segunda vacuna, se detectaron anticuerpos específicos contra picos en todos los participantes, sin importar qué tan separados estuvieran sus dosis. Sin embargo, después de la segunda vacuna, la concentración media de anticuerpos fue 3,5 veces mayor en el grupo de intervalo de 12 semanas (4.030 U / ml) en comparación con el grupo de intervalo de tres semanas (1.138 U / ml). En relación con la respuesta inmune celular (o de células T), que juega un papel importante en el apoyo y mantenimiento de la producción de anticuerpos, el equipo encontró que dentro del grupo de intervalo de tres semanas, el 60% tuvo una respuesta celular confirmada a las dos o tres semanas después la segunda vacuna, aunque esto se redujo a solo un 15% entre ocho y nueve semanas después.

La proporción de participantes que mostraron una respuesta celular en el grupo de intervalo de 12 semanas fue solo del ocho por ciento de cinco a seis semanas después de la primera vacuna, pero aumentó al 31% dos o tres semanas después de la segunda vacuna. Se requiere investigación para explorar más a fondo estas variaciones en las respuestas. El doctor Gayatri Amirthalingam, epidemiólogo consultor de PHE, dijo: “Las respuestas de anticuerpos más altas en personas que reciben dos dosis de la vacuna Pfizer usando un intervalo extendido de 12 semanas brindan más evidencia de apoyo de los beneficios del enfoque del Reino Unido para priorizar la primera dosis de vacuna. Este análisis muestra mejores respuestas de anticuerpos en aquellos que recibieron su segunda dosis a las 12 semanas en comparación con el programa estándar de 3 semanas.

“Es vital que acepte la oferta de vacunación, ya que es la mejor manera de protegerse a sí mismo y a su comunidad y ayudarnos a salir de la pandemia”, reafirmó Amirthalingam.

El profesor Moss agregó: “Adoptar un enfoque colaborativo para la investigación a través del Consorcio de Inmunología de Coronavirus del Reino Unido y los Estudios Básicos Nacionales nos ha permitido impulsar nuestro conocimiento a un ritmo increíble y desarrollar nuestra comprensión de cómo los diferentes componentes del sistema inmunológico responden a las vacunas COVID. Este conocimiento nos permitirá optimizar los protocolos de vacunación y maximizar la protección contra el SARS-CoV-2 dentro de nuestra población “.

La entrada Según expertos británicos, retrasar la segunda dosis de Pfizer generaría más inmunidad contra el COVID-19 se publicó primero en VisionRDN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *