Cambios que debes hacer en tu dieta si tienes hemorroides

Cambios que debes hacer en tu dieta si tienes hemorroides

Si tienes hemorroides debes saber que su origen es desconocido, aunque se cree que pueden aparecer por un sobresfuerzo en la evacuación de los intestinos o a causa del embarazo. Un promedio de 3 a 4 adultos tiende a sufrir de hemorroides y, aunque no generan síntomas graves, causan picazón, dolor y sangrado.

Actualmente son tema de investigación y estudio en el campo de la medicina, con el fin de contrarrestar sus molestias en el cuerpo y de encontrar su cura. Sin embargo, si tienes hemorroides puedes hacer algunos cambios en tu estilo de vida y alimentación.

A continuación te dejamos seis sugerencias que pueden reducir las molestias de las hemorroides y contribuir a su tratamiento.

1. Evita el café y alcohol

El café entorpece las funciones del intestino cuando se ingiere en grandes cantidades. Causa deshidratación, reseca las heces acumuladas en el intestino y provoca una evacuación forzada y dolorosa en aquellas personas con hemorroides.

Lo mismo sucede con el alcohol, ya que este reduce el movimiento intestinal. Por ello, en aquellas personas con hemorroides es necesario evitar su consumo y sustituirlo por bebidas saludables como el agua o jugos.

2. Evita condimentos fuertes o comidas muy picantes

Las comidas excesivamente condimentadas o picantes irritan la mucosa intestinal. Esto genera una sensación de malestar, irritación y picazón en la zona donde están presentes las hemorroides.

Procura evitar el consumo excesivo de ají o chile. El chile suele ser muy consumido en todo el mundo, pero hay estudios que indican que puedeperjudicar la salud cuando se consume en exceso.  

3. Aumenta el consumo de agua diario

La deshidratación es un factor clave si tienes hemorroides, pues empeora la condición. Beber al menos ocho vasos de agua al día previene el desarrollo de la afección, evita el sobresfuerzo del intestino al momento de evacuar e impide que el organismo se deshidrate.

Además, el agua elimina las toxinas del cuerpo, mantiene el sistema digestivo sano y evita un brote futuro de hemorroides. Recuerda, beber agua es vital y tienes que hacerlo con frecuencia. No esperes a sentirte deshidratado para hacerlo.

4. Evita los productos lácteos

La leche y sus derivados generan irritación en los intestinos e inflamación en la zona donde hay hemorroides. Por ello, es indispensable reducir su consumo tanto como te sea posible.

En caso de que, además, tengas intolerancia a la lactosa, los síntomas pueden verse agravados. El único lácteo que puedes consumir es el yogur. El motivo es que este tiene propiedades reguladoras que benefician a la salud digestiva.

En todo caso, te recomendamos que prestes atención a tus síntomas el día que comes yogur. Si no se agravan, sigue haciéndolo. De lo contrario, también deberás evitarlo.

5. Aumenta el consumo de legumbres, frutas y verduras

Las legumbres y verduras realizan un aporte positivo de fibra al cuerpo y permiten desechar residuos del organismo de manera más sencilla. En el caso de tener hemorroides, es particularmente beneficioso el consumo del brócoli. Una investigación ha demostrado que el brócoli es muy favorable a la hora de desinflamar y regula el proceso de evacuación.

Asimismo, las frutas como manzanas y peras tienen el mismo efecto. En cambio, debes evitar las frutas ácidas o cítricas, ya que empeoran los síntomas.

6. Si tienes hemorroides, aumenta el consumo de granos y cereales

El consumo de todo tipo de cereales, avena y algunos granos y legumbres (como la lenteja) ofrece al organismo un alto contenido de fibra. Los alimentos ricos en fibra permiten combatir el estreñimiento, regular las deposiciones y promover la salud del sistema digestivo.

Si tienes hemorroides, esto reducirá los dolores al momento de evacuar. Incluso, se pueden combinar distintos tipos de alimentos para obtener un mayor beneficios nutricional. Tan solo vigila las cantidades para controlar las calorías consumidas.

Cambios que son útiles tanto si tienes hemorroides como si no

Estos cambios en la dieta benefician en gran medida a quien padece hemorroides. Además favorecen y disciplinan la conducta alimentaria, aunque requieren un pequeño esfuerzo al inicio. Lo mejor es que si no tienes el problema, puedes evitarlo con los mismos consejos.

Te recomendamos siempre consultar con un especialista en alimentación para seguir una dieta correcta y balanceada. Toma en cuenta que tus requerimientos nutricionales pueden ser muy especiales si tienes algún problema médico o enfermedad crónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *