La USPSTF asegura que son más los riesgos que los beneficios del uso diario de la aspirina

La USPSTF asegura que son más los riesgos que los beneficios del uso diario de la aspirina

Una nueva recomendación de expertos en salud pública de Estados Unidos considera que la aspirina de uso masivo podría ser riesgosa. ¿Por qué? Lo analizamos.
La USPSTF asegura que son más los riesgos que los beneficios del uso diario de la aspirina

La U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF) acaba de plantear que son mayores los riesgos que los beneficios de usar a diario aspirina. Esto ha traído una serie de dudas en la población general, ya que son muchos quienes consumen el fármaco de manera habitual como forma de prevenir accidentes cerebrovasculares y cardiovasculares.

La nueva recomendación de la USPSTF se ha publicado el 12 de octubre de este año y se encuentra en un estado en progreso hasta el 8 de noviembre. Esto quiere decir que, por ahora, es una opinión de los expertos en salud pública de Estados Unidos que será completada con los comentarios que puedan realizar otros profesionales.

Este proceso se cerrará el 8 de noviembre de 2021 y allí, finalmente, el área de salud pública de Estados Unidos emitirá un veredicto. Con base en estas nuevas recomendaciones y los comentarios que se recopilen hasta la fecha límite, una nueva guía de uso de la aspirina será publicada.

¿Para qué se suele prescribir una aspirina diaria?

La aspirina es el nombre del ácido acetilsalicílico. Esta sustancia funciona dentro del organismo humano como antiinflamatorio, analgésico y antifebril de manera puntual. Pero si se varía la dosis y se reduce, hay un efecto antiagregante plaquetario que se pretendía aprovechar para reducir el riesgo de formación de trombos.

Es decir, con una dosis diaria menor a 325 miligramos (la dosis habitual es de más de 500 miligramos para otros trastornos) se bloquea la acción agregante de las plaquetas. Si las plaquetas no se pueden agregar (unir entre sí) hay menos riesgo de que se formen coágulos dentro de las arterias que están estrechadas o tienen un menor calibre (por el depósito de placas de ateroma, por ejemplo).

Se había establecido que la dosis diaria más efectiva de aspirina para prevenir los trombos es de 81 miligramos por día. Esta cantidad es conocida como baby aspirin en inglés y los profesionales la prescriben para prevenir accidentes cerebrovasculares y cardíacos. La presentación comercial más común en las farmacias es la de comprimidos de 100 miligramos, por lo que suele ser la forma más recetada con este fin.

Si bien siempre resultó poco discutible que las personas que ya han sufrido un infarto agudo de miocardio, por ejemplo, tomen su dosis mínima diaria de aspirina, con otros pacientes no había uniformidad de criterio. En las últimas décadas se puso en discusión si una persona sin antecedentes cardiológicos o cerebrovasculares se beneficiaba de la baby aspirin o no.

Infarto en una persona mayor que debe tomar aspirina.
Los antecedentes de infartos agudos de miocardio siguen siendo indicación para el uso de aspirina a diario.

¿Qué cambia respecto a la aspirina en las nuevas guías de la USPSTF?

La U.S. Preventive Services Task Force es un conjunto de expertos en medicina que son elegidos por el director de la Agencia para la Investigación y Calidad en Salud de Estados Unidos, que depende del Departamento de Salud y Servicios Humanos del mismo país. En total, se trata de 16 profesionales que analizan la evidencia para determinar guías de actuación clínica y recomendaciones saludables para la población.

Habiendo recopilado estudios científicos de los últimos años, la USPSTF plantea que muchos grupos poblaciones tienen más riesgos que beneficios al usar aspirina diaria. Con base en ello, han separado sus nuevas recomendaciones en dos partes:

  • No deberían tomar aspirina diaria: aquellas personas de 60 años o más que no registran antecedentes cardíacos o cerebrovasculares y que no tienen colocados stents, no deberían tomar la dosis de baby aspirin. No encontrarán ningún beneficio a largo plazo, e incluso podrían tener efectos adversos graves.
  • Podrían tomar aspirina diaria si lo evalúan con su médico: aquellas personas entre 40 y 59 años que no tuvieron tampoco un evento cardíaco o cerebrovascular, pero reúnen factores de riesgo para tenerlos en el futuro, deberían reunirse con su médico de cabecera y evaluar los pros y los contras de tomar aspirina a diario. En este grupo se incluyen a las personas diabéticas, hipertensas o con obesidad.

Como podemos comprobar, las nuevas recomendaciones de la USPSTF sobre el consumo de aspirina solo afectan a los grupos en los que existen dudas sobre el beneficio de la toma diaria. En principio, no se modifican las indicaciones para los pacientes que han padecido infartos, eventos cerebrovasculares o fueron intervenidos con la colocación de un stent.

Este cambio que propone la USPSTF sobre la aspirina se fundamenta en los riesgos que se han registrado en pacientes con consumo diario del medicamento. En los últimos años, varios reportes dieron cuenta de los efectos adversos graves que se derivaban del uso de la baby aspirin.

Estas consecuencias pueden superar los beneficios en los grupos poblacionales que no tienen antecedentes cardiovasculares. Y el mayor problema son las hemorragias. Como la aspirina es antiagregante, se reduce la posibilidad que tienen las plaquetas de bloquear los sangrados.

Un sangrado interno puede ser muy peligroso y poner en riesgo la vida. Cuando una persona consume aspirina a diario y por cualquier razón tiene una hemorragia dentro del cuerpo, la imposibilidad de coagularla por efecto del fármaco derivaría en una pérdida masiva de sangre con una clara posibilidad de muerte.

Es así que se han identificado las personas con mayor riesgo de hemorragias si toman aspirina a diario. Entre ellas se cuentan las siguientes:

  • Los que han tenido antes hemorragias internas.
  • Quienes registran bajos niveles de plaquetas en un análisis de laboratorio.
  • Pacientes con patologías de la coagulación.
  • Personas con examen positivo para sangre oculta en la materia fecal.
  • Aquellos que toman antiinflamatorios no esteroideos para el dolor, como el ibuprofeno.

La prevención de las enfermedades cardiovasculares se fundamenta en el estilo de vida y no en la farmacología. Así ya lo habían expresado en 2019 los miembros del Colegio Americano de Cardiología y la Asociación Americana del Corazón.

Esto no quiere decir que no se deban prescribir medicamentos a los pacientes cardíacos o en riesgo de serlo, sino que se deben priorizar los cambios en la dieta, la reducción del sedentarismo, el control del estrés y la promoción del ejercicio físico. Estas modificaciones son capaces de crear un entorno interno y externo favorable a la reducción del riesgo cardiovascular.

Por lo tanto, una persona de más de 60 años que no tiene antecedentes de infartos o accidentes cerebrovasculares, en lugar de tomar aspirina a diario, debería preferir el deporte y la alimentación saludable. Con ambas herramientas sería capaz de reducir su riesgo cardiovascular sin necesidad de medicarse.

También es importante la consideración para los pacientes con enfermedades crónicas dolorosas que requieren el uso constante de antiinflamatorios no esteroideos. En ellos, si consumen ibuprofeno a repetición, por ejemplo, el riesgo de sangrado al añadir aspirina es muy elevado.

Por lo tanto, siempre será conveniente sentar las bases preventivas con el estilo de vida. En casos particulares, la consulta médica se impondrá para valorar los pros y los contras de la aspirina.

Alimentación para cuidar el corazón.
Los hábitos de vida influyen de manera directa en la salud cardiovascular y allí deben centrarse los esfuerzos preventivos.

¿Qué hago con las nuevas recomendaciones de la USPSTF respecto a la aspirina?

En conclusión, ante la pregunta que pueda tener una persona sobre qué hacer con las nuevas guías de la USPSTF si toma aspirina o pensaba iniciar el consumo, lo importante es lo siguiente:

  • Los mayores de 60 años sin antecedentes cardíacos no deberían tomar aspirina como método de prevención primaria.
  • Las personas entre 40 y 59 años con algún factor de riesgo para tener infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares en el futuro, tendrían que consultar con un médico para que el profesional determine si se beneficiarían de una dosis diaria pequeña de aspirina.
  • Los que ya están medicados con baby aspirin porque han tenido infartos o eventos cerebrovasculares, tienen que continuar ingiriendo el fármaco según la pauta de su médico.

Las guías de actuación clínica se actualizan de acuerdo a la evidencia. Es la forma de proteger a la población de posibles efectos adversos. En la actualidad, la USPSTF considera que la aspirina no debe ser de uso masivo y los estudios científicos avalan esa recomendación.

La entrada La USPSTF asegura que son más los riesgos que los beneficios del uso diario de la aspirina se publicó primero en Red De Noticias .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *