Así serán los smartphones del futuro

Cada año que pasa los smartphones estrenan algunas innovaciones. En 2018 hemos visto tendencias como las pantallas 18:9, las carcasas de cristal, o el reconocimiento facial. Pero si echamos la vista atrás, los smartphones no han evolucionado tanto desde que Steve Jobs cambió el mundo en 2007 cuando presentó el primer iPhone. ¿Cómo serán los smartphones del futuro?

No caeremos en el error que comete siempre el cine, la literatura o los videojuegos. En los años 40 y 50 del pasado siglo se imaginaban un año 2000 en donde viajábamos en coches voladores o nos íbamos de vacaciones a Marte, como el que se va a pasar el fin de semana a Benidorm. Nada de eso ha ocurrido. La Humanidad evoluciona más despacio que la imaginación de los escritores y cineastas. Los smarphones del futuro quizá no serán tan diferentes a los de ahora, aunque ya se avecinan cambios importantes que puedes alterar su aspecto y uso.

Vamos intentar adivinar cómo serán los smartphones del futuro, en base a los datos que conocemos. Tanto a corto plazo, con tendencias ya desveladas como las pantallas plegables o la Inteligencia Artificial, como más a largo plazo, con tecnologías en fase de pruebas.

Los últimos smartphones de la década

Quedan menos de dos años para llegar a 2020. ¡Si parece que fue ayer cuando se acababa el mundo con el famoso Efecto 2000! Hoy en día podemos pronosticar cómo serán los smartphones de los próximos dos años, sin fallar demasiado.

La inteligencia artificial, las pantallas plegables o la conexión 5G, están listas para llegar a nuestros smartphones en 2019 y 2020.

PANTALLAS PLEGABLES, EL MÓVIL Y LA TABLET SE FUSIONAN
Llevamos años viendo prototipos de móviles con pantallas plegables. Esta foto de Samsung es de 2012:

Móviles plegables
Y ésta de 2013:

Móviles plegables
Pero una cosa es un modelo de prueba completamente funcional, y otra fabricar ese modelo a escala industrial, y a un coste asumible. Las pantallas plegables ya son una realidad desde hace unos meses, pero en su versión más básica y tramposa. No son pantallas plegables en el sentido de que se doblan, sino dos pantallas giratorias que funcionan juntas. Vamos, como una consola 3DS de toda la vida…

Es el caso del móvil ZTE Axon M, equipado con dos pantallas plegables que se pueden fundir en una sola. Plegadas ocupan poco más que un móvil convencional, pero cuando las despliegas obtienes una superficie de pantalla de 6,75 pulgadas, uno de los móviles más grandes del mundo:

También parece inminente el lanzamiento de un nuevo móvil / tablet plegable de Microsoft, con un funcionamiento similar, pero con una verdadera pantalla plegable que se convierte en una sola cuando se despliega:

Móviles plegables
La principal aportación de este tipo de dispositivos, es que pueden usarse tanto en modo móvil como en modo tablet.

Pero los smartphones del futuro no usarán este tipo de pantallas, sino las verdaderas pantallas flexibles, que se doblan y retuercen como el papel. Las vemos desde hace años en las ferias de tecnología, pero no acaban de llegar. Esta es una pantalla flexible el Doogee V, el móvil flexible que pudimos ver en el MWC 2018:

Huawei, el Samsung Galaxy X, e incluso el nuevo iPhone de Apple para 2019, podrían tener pantallas flexibles, según los rumores de los últimos meses. Apple ha invertido 2.900 millones de dólares en paneles de LG, y se dice que tendrá panales OLED plegables disponibles para el año que viene.

No sabemos si tardarán un año, o cinco, pero parece obvio que los móviles del futuro se podrán plegar, doblar y moldear como una hoja de papel.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL
Jugamos sobre seguro si afirmamos que la inteligencia artificial será una de las características básicas de los smartphones del futuro. Ya lo hemos visto este año.

Inteligencia artificial
Actualmente existen tres tipos de inteligencia artificial implantada en los móviles. Por un lado está la inteligencia artificial estándar, que consiste en actuar en función de una gran cantidad de datos. En general la inteligencia artificial ofrece las mismas respuestas ante un mismo problema. Se usa para tareas sencillas como recomendar un restaurante según anteriores elecciones del usuario, su ubicación o su agenda.

El Machine Learning o Aprendizaje Automático permite a un dispositivo aprender de sus errores. Cuando falla en una acción, la próxima vez que ocurre ofrece una solución diferente, hasta que acierta. No comete los mismos errores, aunque puede cometer otros nuevos. Los móviles usan el Machine Learning para tareas como identificar personas y objetos en una foto, para el reconocimiento facial.

Por último, el Deep Learning o Aprendizaje Profundo, es la forma más avanzada que actualmente tiene la Inteligencia Artificial. Es como el Machine Learning, pero con la capacidad de tomar decisiones en función de los datos. Los asistentes virtuales de los móviles usan el Deep Learning para aprender las costumbres del usuario y hacerle recomendaciones en función de ellas.

En 2018, la Inteligencia Artificial se usa cuando es necesario analizar datos y existe una gran base de datos para comparar. Como hemos visto, para identificar objetos y personas dentro de las fotos, o para recomendar restaurantes o películas. También la emplean las apps para ofrecer funciones avanzadas en tareas en donde los datos cambian. Por ejemplo, hoy en día muchos móviles pueden hacer el efecto Boken (difuminar el fondo de una foto) con un solo sensor, usando la inteligencia artificial, cuando normalmente se necesitan dos sensores (uno enfoca a la persona y otro al fondo, y el segundo se difumina).

Por último, también la usan los asistentes personales como Siri o el Asistente de Google, para ofrecer respuestas más humanas, reconocer apodos y parentescos. Ya son capaces de entender órdenes como “Llama a mi padre y dile que su nieto va a comer mañana”.

¿Cómo evolucionará la Inteligencia Artificial en los smartphones del futuro?

La cara más visible serán los asistentes virtuales. Podremos mantener conversaciones reales con ellos, y no los podremos distinguir de un humano. Es algo que ya está pasando. En la conferencia Google I/O el CEO de Google, Sundar Pichai, presentó Google Duplex, una función de su asistente que puede hacer llamadas por tí. En este vídeo puedes ver cómo el asistente llama a un restaurante y a una peluquería, y los interlocutores no se dieron cuenta de que hablaban con una inteligencia artificial:

En los smartphones del futuro podremos usar los asistentes virtuales para reducir la dependencia del teclado, comprar, programar tareas, ajustar la agenda, o pedir que les cuente un cuento a los niños.

Incluso serán capaces de entender nuestras emociones. Huawei ya está trabajando en ello. No te molestará si te nota enfadado o concentrado, o intentará animarte si estás triste. Será nuestro psicólogo, nuestro confidente… y nuestro amigo.

Tendremos inteligencias artificiales que debaten con humanos en los programas televisivos, que juegan a eSports mejor que nosotros, o que inventan historias, escriben libros o ruedan películas y series de televisión.

Asistente de Google en el G7
Los robots inteligentes de las películas de ciencia-ficción, están a punto de hacerse realidad. Pero antes tendrán que resolver el problema de los idiomas. Son casi humanos, sí, pero solo hablando inglés. En el resto de idiomas, no son tan listos. Es una cuestión de tiempo y dinero para entrenarlos.

La IA también va a alargar la vida y mejorar el rendimiento de nuestros móviles. Será capaz de ajustar el consumo de batería y la velocidad de los chips en función del uso, gestionando la disipación del calor.

Veremos también como la Inteligencia Artificial soluciona problemas hasta ahora irresolubles. Sera capaz de corregir las fotos y los vídeos borrosos y movidos, ajusta la luz y el enfoque a posteriori, e incluso, como ya ha conseguido NVIDIA, eliminar el ruido de las fotos:

La IA también evitará muchos de los errores que cometamos. Se negará a borrar ficheros críticos que hemos eliminado sin darnos cuenta, evitará que llames sin querer a una persona a las 3 de la mañana, nos regañará por conducir demasiado rápido, o nos recordará que no hemos cerrado la puerta con llave cuando salimos de casa.

Todas las tareas de mantenimiento y organización que ahora realizamos de forma manual, correrán a cargo de la IA. Aprenderá cómo nos gusta ordenar las fotos o la música, y lo hará automáticamente. Borrará fotos repetidas, responderá emails y mensajes de WhatsApp automáticamente, y hará la lista de la compra por nosotros.

10 usos de la IA que no esperabas
Pero también tendrá funciones mucho más complejas, como gestionar nuestra economía y llevar el control de nuestros gastos, aplazar pagos y adelantar otros, perdir automáticamente comida o artículos de uso cotidiano a las tiendas, o gestionar una reparación con el servicio de atención al cliente de una marca. De hecho, las conversaciones máquina-con-máquina serán habituales en los próximos años.

Inteligencia Artificial
La IA será de gran ayuda en muchos casos, pero también generará enormes polémicas. En China el gobierno está utilizando la IA para reconocer a personas que usan el metro o pasean por la calle. Basta un simple foto robada en la calle para obtener al instante tu identidad en Facebook, Google, LinkedId, y otras redes sociales. Nuestra privacidad va a ser destruida por la Inteligencia Artificial, y habrá que decidir hasta donde queremos que llegue. Si es que nos dejan decidir…

Otro aspecto a considerar será la influencia de la IA en nuestras capacidades. Si puede hacer casi todo por nosotros, si puede convertirse en nuestro asesor, confidente y amigo… ¿Nos convertirá en unos inválidos intelectuales y sociales? ¿Acaso no comenzamos a serlo ya?

LA CONEXIÓN 5G
Otra novedad tecnológica que disfrutaremos a partir de 2020 en los smartphones del futuro, será la conexión 5G. Enseguida se la ha bautizado con el nombre de la Red Gigabit, enfatizando que será entre 5 y 10 veces más rápida que la conexión 4G, con velocidades a partir de 1 Gbps, aunque ahora mismo llegan a los 6 Gbps. Y eso es cierto, pero no es lo más importante de esta nueva tecnología.

“La transición al 5G será similar a la llegada de la electricidad”, resumía meses atrás Cristiano Amon, vicepresidente de tecnología de Qualcomm, uno de los gigantes tecnológicos que lidera la carrera del 5G. “Cuando todo esté conectado, no solo tu smartphone o tu tablet, asumiremos que la conectividad estará ahí presente de la misma manera que entendemos que tenemos la electricidad a nuestro alcance en cualquier sitio”, sentenciaba.

La mayor velocidad agilizará las tareas actuales. Podremos disfrutar de vídeo 4K con la misma rapidez que ahora accedemos a vídeo 1080p en el móvil. Tareas como descargar apps y juegos en segundos, o mantener videoconferencias con una docena de personas al mismo tiempo, serán una realidad.

La mayor velocidad abrirá las puertas a experiencias que ya conocíamos, pero que hasta ahora eran imposibles de llevar a cabo en un móvil, por su lenta conexión: realidad virtual en tiempo real, juego online con cientos de jugadores, intercambio de ficheros de forma instantánea, proyectos remotos en equipo, y mucho más. Igual de importante, el mayor ancho de banda permitirá añadir más capas de seguridad a las conexiones.

Pero la conexión 5G irá mucho más allá que un simple aumento de velocidad. Otros dos puntos clave serán decisivos para, literalmente, cambiar el mundo: la baja latencia, y las múltiples conexiones simultáneas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *