Xi Jinping reconoció los desafíos que enfrenta China ante el aumento de casos COVID-19

En un discurso de Año Nuevo, el líder del régimen de Beijing espera que un repunte de la economía mejore el estado de ánimo de la población.

El presidente chino Xi Jinping dijo que persisten desafíos difíciles en la lucha de China contra el COVID-19 e instó a tener paciencia, luego de semanas de silencio sobre un giro de la política para contener el virus que infectó a cientos de millones y asestó un duro golpe a la actividad económica.

En un discurso de Año Nuevo el sábado, Xi dijo que el país se encuentra en una nueva fase de control y se ha adaptado después de seguir un enfoque específico y basado en la ciencia. La víspera dijo que se había “optimizado” la estrategia de la nación para proteger la vida de las personas y minimizar los costos económicos.

Sin embargo, la comunidad internacional ha criticado duramente al régimen chino por la poca información que ha brindado sobre el número de infectados y personas enfermas. Ante esta situación, varios países de Europa, Estado Unidos y Canadá, entre otros, impusieron mayores controles a los viajeros provenientes de China.

El 7 de diciembre, el régimen chino tomó medidas definitivas para relajar su duro enfoque de tolerancia cero para contener el COVID-19, que había incluido cierres rápidos, pruebas masivas frecuentes y fronteras en gran parte cerradas. Xi había defendido repetidamente la estrategia a pesar de los crecientes costos económicos, incluso hasta mediados de octubre.

Pero el sábado, el líder chino hizo lo que parecía ser un raro reconocimiento de las dificultades que soportó el pueblo chino durante los duros cierres, así como en la rápida propagación del COVID.

El 7 de diciembre, el régimen chino tomó medidas definitivas para relajar su duro enfoque de tolerancia cero para contener el COVID-19. (REUTERS)El 7 de diciembre, el régimen chino tomó medidas definitivas para relajar su duro enfoque de tolerancia cero para contener el COVID-19. (REUTERS)

“Desde que apareció el COVID-19, hemos puesto a las personas primero y la vida primero todo el tiempo”, dijo Xi. “Con esfuerzos extraordinarios, hemos superado dificultades y desafíos sin precedentes, y no ha sido un viaje fácil para nadie. Ahora hemos entrado en una nueva fase de respuesta al covid en la que aún quedan desafíos difíciles”.

Además de los repetidos brotes de covid, la economía de China en 2022 atravesó una caída persistente del mercado inmobiliario, una demanda lenta de los consumidores y una disminución del apetito extranjero por sus productos.

La transmisión televisada de Xi se produjo después de que los datos más temprano en el día mostraran que la actividad económica en diciembre se contrajo más que el mes anterior desde febrero de 2020.

Si bien los analistas pronostican que el crecimiento se desaceleró al 3% en 2022, Xi dijo que el producto interno bruto de China superó los 120 billones de yuanes (17,4 billones de dólares) el año pasado, lo que sugiere que la economía se expandió al menos un 4,4 %.

“La economía china disfruta de una gran resiliencia, un tremendo potencial y una gran vitalidad”, dijo Xi. “Los fundamentos que sustentan su crecimiento a largo plazo se han mantenido sólidos”.

Los economistas ven una posibilidad cada vez mayor de un repunte más rápido y fuerte más adelante en 2023. Después del probable comienzo lento en el período de enero a marzo, se proyecta que el crecimiento aumente a 4.8% para el año, según la estimación mediana de los economistas encuestados por Bloomberg.

“En realidad, es difícil para los analistas proporcionar un pronóstico razonable dadas las incertidumbres del virus durante el último mes”, dijo el economista jefe de Guotai Junan International, Hao Zhou, en una nota el sábado, refiriéndose a los datos del PMI manufacturero de diciembre. “Creemos que los inversores miren más allá de estas cifras y presten atención a los datos de actividad económica de alta frecuencia que proporcionarían un indicador de la recuperación posterior a la pandemia”.

El presidente esperaba que 2022 fuera un año de celebración para él, que le permitiera asegurar un tercer mandato en el poder en un congreso del Partido Comunista en octubre. Sin embargo, poco más de un mes después, se enfrentó las protestas más generalizadas en décadas cuando se desbordó la ira pública por su estrategia Covid Zero.

Sin referirse a las protestas, Xi dijo en su discurso que es “natural” que los 1.400 millones de habitantes del país tengan diferentes preocupaciones y puntos de vista sobre algunos temas.

Actualmente, China dice que tiene miles de casos nuevos al día. Pero la principal autoridad de salud del gobierno estimó que hasta 248 millones de personas, o casi el 18% de la población, probablemente contrajeron el virus en los primeros 20 días de diciembre. El resultado ha sido la saturación de las salas de emergencia de los hospitales y los crematorios.

La nación podría ver hasta 25,000 muertes diarias por COVID-19 en enero, según Airfinity Ltd., una firma de investigación con sede en Londres que se enfoca en análisis predictivos de salud.

“Hagamos un esfuerzo adicional para salir adelante, ya que la perseverancia y la solidaridad significan la victoria”, dijo Xi sobre la batalla contra el virus, y agregó que “la luz de la esperanza está justo frente a nosotros”.

Personas con mascarillas caminan por una calle mientras continúan los brotes de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Shanghái. (REUTERS/Aly Song)Personas con mascarillas caminan por una calle mientras continúan los brotes de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Shanghái. (REUTERS/Aly Song)

Xi está apostando a que un repunte económico este año ayude a la nación a superar el impacto, y los funcionarios chinos prometieron en una reunión reciente del Politburó de 24 miembros reactivar el consumo y apoyar al sector privado.

El banco central de China se comprometió el viernes a respaldar la demanda interna y mantener un crecimiento “efectivo” del crédito. La política monetaria “se centrará en estabilizar el crecimiento, el empleo y los precios, así como en apoyar la expansión de la demanda interna”, dijo el Banco Popular de China.

El Banco Popular de China reiteró que brindará un mayor respaldo a la economía real, mantendrá los precios básicamente estables y aumentará el estímulo específico para áreas e industrias clave dañadas por la pandemia. También dijo que satisfaría las necesidades financieras razonables de la industria inmobiliaria e impulsaría las fusiones y adquisiciones en el sector.

“Dado el aumento de infecciones, la economía pasará por un momento difícil en los próximos meses antes de que comience a funcionar el impulso de reapertura, probablemente a fines de febrero o marzo, después de que la ola inicial haya llegado a su punto máximo”, dijo David Qu de Bloomberg Economics. “Los datos refuerzan nuestra opinión de que se recibirá más apoyo político, y es probable que el Banco Popular de China reduzca las tasas” en el primer trimestre para ayudar a estabilizar la economía, dijo.

(c) 2023, Bloomberg

La entrada Xi Jinping reconoció los desafíos que enfrenta China ante el aumento de casos COVID-19 se publicó primero en VisionRDN.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *